Ir al contenido principal

De vuelta al papel

Mientras Lime alcanza un estado utilizable, he vuelto a trabajar en la documentación del proyecto. La vez anterior inicié el trabajo con apenas una idea de la historia y una documentación mínima de lo que quería implementar, reunida a toda prisa para presentarla a los candidatos a miembro del equipo. Esta vez tengo más tiempo para trabajar y voy a aprovecharlo, definiendo bien las funcionalidades que quiero (y las que querría)  tener.
Aunque tenía pensado embarcarme en una historia ambientada en un futuro post-apocalíptico, al final he decidido no dejarme llevar por el entusiasmo inducido por Wasteland 2 y explotar mi propio universo. Así que he vuelto a la trama que trabajé para The Ark: un joven pillo que trata de escapar de la guerra y al final se ve envuelto en acontecimientos que lo sobrepasan. Nada de salvar el mundo esta vez.
La desventaja es que la historia actual solo contempla un personaje masculino humano, lo cual mata un poco la diversión de probar diferentes tipos de personaje. Esto es algo que trataré de resolver cuando el núcleo de la trama esté completo. Por lo demás, se mantiene la idea de un mundo abierto, con múltiples opciones, algunas de ellas no tan evidentes y también varias profesiones que serán por completo opcionales aunque dudo mucho que alguien decida no seguir una carrera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de nostalgia: juegos retro

El Laberinto del Saber es un juego desarrollaod en Cuba a finales de los 80 o algo así, para MS-DOS. Aquí pueden verlo en acción:

Desde hace un buen tiempo que quiero hacer un remake moderno orientado principalmente a plataformas móviles, al principio lo intenté con SDL 2, pero luego decidí usar un motor decente. Entre Godot y Unity3d me decanté por el último, para no invertir tiempo en aprender una herramienta que no me serviría para hacer más juegos.
Sin embargo, el proyecto ya acumula unos seis meses de atraso por diversas razones, y ni siquiera tengo una imagen para mostrar. Así queni hablar de fecha de lanzamiento.

Unity 5.4 está aquí

Y no trae la herramienta de edición de cinemáticas, como esperaba. Al menos, no se hace referencia a ella en las notas de lanzamiento.
Justamente acabo de lograr descargar la 5.3.5, la cual ha sido bastante decepcionante. El MonoDevelop que incluye ha dejado de sugerir el autocompletado para los miembros de algunas clases (me queda por definir cuándo lo hace y cuándo no) y además el precalculado de la iluminación global me suelta una docena de advertencias, aparte de que me ha obligado a recalcular las luces dos veces. Y eso toma bastante tiempo.
Aún no sé si podré echarle el guante a la 5.4, y tampoco es que tenga mucho interés. Aunque supongo que peor no va a ponerse, y quizás hasta se arreglen las cosas.
Por suerte, no estoy programando mucho. Las últimas páginas de la cuarta novela me tienen  bastante ocupado, y también le estoy echando un vistazo a la historia del juego. Sin embargo, eso no será para siempre, en algún momento de esta semana tengo que seguir puliendo el sistema …

Leyendo a Sapkowsky

Este es uno de mis escritores favoritos y es lamentable que haya tan poco de él en español. Aunque hay que reconocer que Andrzej Sapkowsky no ha sido tan prolífico.
A Sapkowsky le basta con su saga de Geralt de Rivia para ser una figura de renombre en la literatura fantástica. La fama de los juegos basados en el personaje del brujo Geralt, me parece, no le han acarreado una fama enorme, porque muchos olvidan (o simplemente no se interesan en averiguar) que el Wiedźmin no fue creado por CD Projekt RED.Por suerte, como les decía, entre los lectores ya Sapkowsky era un referente aún antes de que salieran los juegos.
Tenía entendido que estaba trabajando otra serie de libros, basados en las Guerras Husitas, así que hace poco decidí buscar si ya estaban disponibles en español. Y resulta, que además de los dos libros de dicha saga, me encontré Víbora, un tercero completamente distinto, ambientado en Afganistán durante la invasión soviética.
No obstante, no es de eso que quiero hablarles, sin…