Ir al contenido principal

Viviendo sin Flash

Una de las cosas molestas de Fedora es que una buena parte del software que necesitas está en repositorios externos. En ocasiones, un repo puede entrar en conflicto con otro, lo cual me sucedió cuando intenté instalar Audacious en Centos. En otras ocasiones, puede ser necesario agregar un repo solo para un paquete (algo que pasa también en Ubuntu, pero solo para cosas muy específicas, no esenciales y/o recién salidas). Esto último es lo que sucede con Flash en Fedora. Para más inri, el repo de Adobe no responde muy bien cuando te conectas desde Cuba, de ahí que simplemente decidiera evitarme el engorro de configurarlo.
Y ahí voy, sobreviviendo sin Flash. Resulta molesto, porque aún es necesario en algunos lugares. Lo que más me preocupaba era Youtube, pero hasta ahora solo he encontrado un video (muy  viejo) que se negó de plano a mostrarse sin Flash. O sea, que es factible no usarlo, aunque no lo recomiendo, hasta que HTML5 acabe de imponerse. Eso debería tomar un buen tiempo, porque supongo que muchos programadores no estarán dispuestos a tirar por la borda lo que aprendieron de Flash. Otra cosa a considerar es que Internet es muy grande, que en un mes no me haya topado un sitio donde Flash sea obligatorio no quiere decir que no los haya por ahí regados, esperando a fastidiarme cuando menos lo espere.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de nostalgia: juegos retro

El Laberinto del Saber es un juego desarrollaod en Cuba a finales de los 80 o algo así, para MS-DOS. Aquí pueden verlo en acción:

Desde hace un buen tiempo que quiero hacer un remake moderno orientado principalmente a plataformas móviles, al principio lo intenté con SDL 2, pero luego decidí usar un motor decente. Entre Godot y Unity3d me decanté por el último, para no invertir tiempo en aprender una herramienta que no me serviría para hacer más juegos.
Sin embargo, el proyecto ya acumula unos seis meses de atraso por diversas razones, y ni siquiera tengo una imagen para mostrar. Así queni hablar de fecha de lanzamiento.

Unity 5.4 está aquí

Y no trae la herramienta de edición de cinemáticas, como esperaba. Al menos, no se hace referencia a ella en las notas de lanzamiento.
Justamente acabo de lograr descargar la 5.3.5, la cual ha sido bastante decepcionante. El MonoDevelop que incluye ha dejado de sugerir el autocompletado para los miembros de algunas clases (me queda por definir cuándo lo hace y cuándo no) y además el precalculado de la iluminación global me suelta una docena de advertencias, aparte de que me ha obligado a recalcular las luces dos veces. Y eso toma bastante tiempo.
Aún no sé si podré echarle el guante a la 5.4, y tampoco es que tenga mucho interés. Aunque supongo que peor no va a ponerse, y quizás hasta se arreglen las cosas.
Por suerte, no estoy programando mucho. Las últimas páginas de la cuarta novela me tienen  bastante ocupado, y también le estoy echando un vistazo a la historia del juego. Sin embargo, eso no será para siempre, en algún momento de esta semana tengo que seguir puliendo el sistema …

Leyendo a Sapkowsky

Este es uno de mis escritores favoritos y es lamentable que haya tan poco de él en español. Aunque hay que reconocer que Andrzej Sapkowsky no ha sido tan prolífico.
A Sapkowsky le basta con su saga de Geralt de Rivia para ser una figura de renombre en la literatura fantástica. La fama de los juegos basados en el personaje del brujo Geralt, me parece, no le han acarreado una fama enorme, porque muchos olvidan (o simplemente no se interesan en averiguar) que el Wiedźmin no fue creado por CD Projekt RED.Por suerte, como les decía, entre los lectores ya Sapkowsky era un referente aún antes de que salieran los juegos.
Tenía entendido que estaba trabajando otra serie de libros, basados en las Guerras Husitas, así que hace poco decidí buscar si ya estaban disponibles en español. Y resulta, que además de los dos libros de dicha saga, me encontré Víbora, un tercero completamente distinto, ambientado en Afganistán durante la invasión soviética.
No obstante, no es de eso que quiero hablarles, sin…