viernes, febrero 27, 2015

A trabajar

Ha sido una semana de readaptación, en la que no he podido hacer casi nada, salvo pensar que tengo que empezara  poner líneas de código otra vez. Mientras estaba en la Habana se me ocurrieron montones de cosas en las que podría trabajar, pero justo ahora, no me sale nada.
Para entrar en calor, he resuelto problemas muy mínimos que noté mientras mostraba el proyecto a los interesados, como por ejemplo: establecer límites para el zoom, añadir una tecla para resetear el zoom y la posición de la cámara y algunas indicaciones iniciales sobre cómo mover la cámara. Esto último, en espera de desarrollar un sistema de tutoriales similar al de Wasteland 2, que me gusta y como es el último que jugué, es el que recuerdo. Así que a plagiarlo.
Entre las tareas importantes que debo resolver con urgencia están: completar el sistema de objetos e inventario, el manejo de animaciones por estado y reimplementar el sistema de diálogos según una mejora sugerida por un colega.
Ojalá encuentre la inspiración este fin de semana para liquidar esos asuntos y además, escribir algunas páginas. O sea, que ojalá logre sacudirme la vagancia y salir del estado de muerte cerebral.

martes, febrero 24, 2015

De regreso

Luego de diez días bastante ajetreados en los que me faltaron horas para cumplir con todo, estoy de regreso, con los bolsillos vacíos, pero algunas satisfacciones. La estancia en la Feria podría haberme arruinado, pero gracias al apoyo de un amigo, las cosas no fueron tan terribles. Definitivamente, la experiencia de una Feria del Libro en la Habana es diferente.
Para empezar, es una feria internacional, donde acuden editoriales de muchos países. Lamentablemente no vienen en busca de autores ni nada de eso, sino más bien a exhibir títulos y deshacerse de stock obsoleto: como revistas de hace 5 o más años. También te puedes encontrar cosas como esta:


Por supuesto, a un precio impagable para mi modesto bolsillo: aproximadamente $15 USD. Tabién se vendieron dispositivos: hubo una oferta de tablets a $100, que pensé en comprar, pero luego de meditarlo, decidí que no debía hacer ese gasto, ya que un amigo se ha ofrecido a contribuir al desarrollo del juego donando una tarjeta de video y no sé cuánto será el impuesto de entrada. Solo me queda consolarme pensando en que se trataba de una marca desconocida y que ni dios sabe cuánto podría haberme durado.
El lado positivo y los beneficios directos: el libro ha gustado mucho. Todas las opiniones son buenas (supongo que porque no encontré a nadie que no le gustara), incluso entre el público más exigente, que son los otros escritores del taller. Abundaron las felicitaciones y una propuesta para ilustrar el próximo título por parte de Jesús Minsal. Desgraciadamente, en el apartado de diseño, el libro deja mucho que desear, por sus ilustraciones no muy buenas. Conocí muy pocos lectores, pero por ese lado también hubo elogios, así que puedo considerar que estoy listo para saltar a otros mercados más allá del charco.
Recibí dos invitaciones para entrevistas, ya que coincidí con un grupo que está trabajando en un documental sobre la felicidad, y otro que está sacando adelante una iniciativa que me ha venido a la mente varias veces: un documental sobre la historia del desarrollo de videojuegos en Cuba. A Lester y sus muchachos, desde aquí les deseo mucho éxito.
Tuve un encuentro con Alejandro, miembro del equipo de trabajo del proyecto, y discutimos las cosas que queremos hacer y hasta dónde queremos llegar. Conocí a un colega desarrollador de juegos y fan de los aviones y armas (ya somos cuatro), que me mostró una mira de punto rojo y otras muchas cosas, vi personas que solo había oído mencionar (como el escritor Paco Ignacio Taibo II) y asistí a la presentación de mi primer libro (un poco decepcionante, pero así son las presentaciones en grupo).
En fin, muchas cosas para resumirlas aquí. Ha sido una experiencia enriquecedora, aunque no creo que la repita el año próximo. De hecho, ni siquiera creo que la repita dentro de dos años, con el próximo libro.

martes, febrero 10, 2015

De vacaciones

Mañana por la tarde salgo para la capital, a la Feria del Libro y otras cosas. Así que habrá una parada en el desarrollo, que ya hacía falta y estaba planificada, para dar tiempo  a que avancen otras cosas, como el motor de juegos Urho3D.
Si el trabajo avanza como está planificado, a mi regreso ya debería tener algunos modelos propios del proyecto.
Trataré de postear desde la Habana algunas cosas, si el presupuesto me lo permite.

miércoles, febrero 04, 2015

Otra vez en el bache

Coordinar un grupo de trabajo es pesado, pero es especialmente complicado cuando ninguno de ellos tiene acceso a internet, y solo un limitado acceso en horario de oficina a lo que llaman "Intranet Cuba", una especie de microinternet local, lenta y que carece de servicios no esenciales (pero necesarios) como lugares donde hostear archivos o un gestor de repositorios (supuestamente, habrá uno en algún momento).
Al final, aunque solo se trata de enviar correos, uno termina estresado y sin deseos de trabajar. Así que tener tres personas con deseos de ayudar, en vez de motivarme, ha hecho que me aparte del trabajo importante: crear código.

lunes, febrero 02, 2015

Progresos

El proyecto sigue adelante, a pesar de no haber conseguido algunas cosas y haber postpuesto otras. No hay nada que mostrar, porque son avances en los cimientos básicos, todo interno, nada externo.
El gestor de entidades ya casi se parece a lo que debería ser, aunque aún muchas cosas ni siquiera sé por qué funcionan y el manejo del personaje tiene fallos. Los diálogos funcionan, pero está pendiente una refactorización completa y su correspondiente editor. El resto de los cambios son líneas de código dispersas en diferentes subsistemas, estudios e ideas sobre cómo implementar esos subsistemas.
Hay varios interesados en colaborar, en especial modeladores, pero todavía nada confirmado. De concretarse la participación de al menos uno de ellos, podría contar con modelos nuevos a tiempo para el trailer.