Ir al contenido principal

John Scalzi habla sobre libros largos

Scalzi, autr de excelentes libros de ciencia ficción y ganador del Hugo por uno de ellos (Redshirts) ha publicado un artículo muy interesante, a raíz de la salida de una novela de Alan Moore, Jerusalem.
La novela en cuestión es un ladrillo de nada menos que 600 mil palabras, que dejan muy atrás otros tomos obesos como el último de Martin: A Dance with Dragons (que cuentas solo con unas modestas 420 mil palabras). Le tomó diez años a Moore escribirla, y nos cuenta Scalzi que la versión original rondaba el millón de palabras. De paso, también nos dice que el libro es muy bueno, así que no hay que dejarse amilanar por su enormidad.
Más adelante, el artículo nos revela unos interesantes números. Scalzi compara su ritmo de producción (aproximadamente una novela al año) con el de Martin, tan vilipendiado por ser un "escritor lento", y el de Alan Moore. Su conclusión, para los que no puedan leer el idioma de Chespier, es que los tres producen más o menos al mismo ritmo en términos de palabras escritas, lo que él ha dividido su trabajo en ocho novelas a lo largo de diez años, mientras que Moore ha amontonado todo en una sola,  en cambio Martin escribió una con la misma cantidad de palabras que él dividió en cinco.
En lo particular, suelo escribir unos pocos cientos de palabras al día (o casi todos los días), aunque en ocasiones me acerco a las mil. Me disculpan la imprecisión, pero suelo contar páginas, no palabras. Mis novelas oscilan entre 45 mil y 60 mil palabras, suficiente para calificar como novelas, pero demasiadas para los límites de la mayoría de los concursos. No suelo extremarme en los detalles (Yoss, muy amablemente, dice que tengo mucho "poder de síntesis") o irme por las ramas con historias secundarias, así que priorizo la acción principal, o incluso, la acción pura y bruta, sin excesivas muelas e introspecciones. En ocasiones, las divagaciones de los personajes o del narrador forman un buen 40% del texto de un libro, en mi caso, apenas alcanzan el 10 o el 15.
Supongo que alcanzar las 100 mil palabras, si lograse hilvanar una sucesión de acontecimientos lo suficientemente largos, me tomaría unos siete meses de trabajo ininterrumpido. Lo cual no está tan mal, considerando que hasta mayo de este año, consideraba un éxito escribir cuatro mil en un mes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de nostalgia: juegos retro

El Laberinto del Saber es un juego desarrollaod en Cuba a finales de los 80 o algo así, para MS-DOS. Aquí pueden verlo en acción:

Desde hace un buen tiempo que quiero hacer un remake moderno orientado principalmente a plataformas móviles, al principio lo intenté con SDL 2, pero luego decidí usar un motor decente. Entre Godot y Unity3d me decanté por el último, para no invertir tiempo en aprender una herramienta que no me serviría para hacer más juegos.
Sin embargo, el proyecto ya acumula unos seis meses de atraso por diversas razones, y ni siquiera tengo una imagen para mostrar. Así queni hablar de fecha de lanzamiento.

Unity 5.4 está aquí

Y no trae la herramienta de edición de cinemáticas, como esperaba. Al menos, no se hace referencia a ella en las notas de lanzamiento.
Justamente acabo de lograr descargar la 5.3.5, la cual ha sido bastante decepcionante. El MonoDevelop que incluye ha dejado de sugerir el autocompletado para los miembros de algunas clases (me queda por definir cuándo lo hace y cuándo no) y además el precalculado de la iluminación global me suelta una docena de advertencias, aparte de que me ha obligado a recalcular las luces dos veces. Y eso toma bastante tiempo.
Aún no sé si podré echarle el guante a la 5.4, y tampoco es que tenga mucho interés. Aunque supongo que peor no va a ponerse, y quizás hasta se arreglen las cosas.
Por suerte, no estoy programando mucho. Las últimas páginas de la cuarta novela me tienen  bastante ocupado, y también le estoy echando un vistazo a la historia del juego. Sin embargo, eso no será para siempre, en algún momento de esta semana tengo que seguir puliendo el sistema …

Leyendo a Sapkowsky

Este es uno de mis escritores favoritos y es lamentable que haya tan poco de él en español. Aunque hay que reconocer que Andrzej Sapkowsky no ha sido tan prolífico.
A Sapkowsky le basta con su saga de Geralt de Rivia para ser una figura de renombre en la literatura fantástica. La fama de los juegos basados en el personaje del brujo Geralt, me parece, no le han acarreado una fama enorme, porque muchos olvidan (o simplemente no se interesan en averiguar) que el Wiedźmin no fue creado por CD Projekt RED.Por suerte, como les decía, entre los lectores ya Sapkowsky era un referente aún antes de que salieran los juegos.
Tenía entendido que estaba trabajando otra serie de libros, basados en las Guerras Husitas, así que hace poco decidí buscar si ya estaban disponibles en español. Y resulta, que además de los dos libros de dicha saga, me encontré Víbora, un tercero completamente distinto, ambientado en Afganistán durante la invasión soviética.
No obstante, no es de eso que quiero hablarles, sin…