miércoles, diciembre 07, 2016

No están todos los que son

Un artículo de ABC suscitó mi interés ayer, y casualmente coincidió con este otro (ya viejo, pero que no había leído). Pero básicamente voy a referirme al primero, porque hace una especie de top ten, o top four, de lo mejor de la fantasía moderna.
Sin desmerecer a los cuatro escogidos, a los cuales admiro incondicionalmente, creo que es demasiado simplista decir que son los mejores de la fantasía moderna. Por ejemplo, aparte de una serie sin terminar y su trabajo en Numenera, Rothfuss tiene muy poco en su currículum. Muy mediático, sí, y le concedo el mérito de ser autor de los dos únicos libros de fantasía que se ha leído un amigo que no valora mucho el género. Pero no justifica ponerlo por delante de otros grandes como Terry Prattchet o Neil Gaiman. Y si alguien lo duda, que se lea Stardust, la mejor novela de amor que se haya escrito, o que le de un repaso a Mundodisco.
¿Y dónde dejamos al olvidado Robert Jordan? La Rueda del Tiempo, la mejor saga de fantasía de finales del pasado siglo, gigantesca, inconclusa y terminada por el genial Brandon Sanderson. Por desgracia, casi imposible de llevar a la TV y aún menos al cine, tal es su envergadura y complejidad. Léanse La Rueda del Tiempo, y luego hablamos de Juego de Tronos.
Saliéndonos del ámbito angloamericano, hay que mencionar a Andrzej Sapkowski, y no solo por su conocidísimo Geralt de Rivia. Soy de la opinión que la trilogía de las Guerras Husitas es una excelente obra por derecho propio, infaltable en el currículum de cualquier lector del género. Este polaco cascarrabias se merece de sobra un lugar entre los grandes.
Y para confirmar que en todas partes cuecen habas, no puedo dejar de mencionar a un grande de la fantasía española: Javier Negrete. Como hablamos de sagas, solo mencionaré la colosal Tramórea, aunque el resto de su producción está a la altura de cualquier cosa proveniente de Inglaterra o Estados Unidos. Que haya vendido varios millones de copias así lo atestigua.
Estoy seguro de que otros lectores podrían sugerir más candidatos (que pueden dejar en los comentarios). Yo aquí he expuesto los míos, hasta donde da mi mala memoria, y escogiendo los que creo que han vendido y sonado más, pues parece ser que el criterio para definir si eres grande o no es cuántos millones vendes y si estás en el cine, la TV o los videojuegos.  Lo cual, en mi opinión, no define a un autor talentoso, solo a uno, que además de bueno, ha recibido muy buena promoción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada