Ir al contenido principal

Mint 13

Este cambio no me lo esperaba ni siquiera yo mismo. Esta semana decidí volver a Xfce, aburrido de los problemas de Unity, Gnome Classic y compañía. Considerando que mi experiencia con Kubuntu no fue nada agradable, y que Fedora tampoco cumplió con mis expectativas, decidí darle una oportunidad a Linux Mint 13 Maya, en su edición Xfce.
El gran problema de los derivados de Ubuntu es que las herramientas están pensadas para Gnome/Unity. Por ello, Kubuntu tiene que incluir reemplazos, que no funcionan igual y en ocasiones ni siquiera lo hacen bien. En cambio, en Linux Mint Xfce todo va de maravilla, las herramientas funcionan y la integración es buena, probablemente porque están hechas con GTK. Además la instalación incluye algunos extras que facilitan la vida, en especial si estás escaso de ancho de banda como yo: Java y Flash.
Así que  por el momento no tengo quejas de esta distribución, que está entre las más usadas y ya veo que tiene bien merecida su fama.
De paso, les aviso que Tears of Steel ya se estrenó y está disponible para descarga.

Comentarios

  1. Desde que comenzaron a salir las versiones de Ubuntu con Unity, note la carga de trabajo en mi pequeño ordenador. Escuche hablar a uno de mis compañeros sobre XFCE y probé Xubuntu. Va bastante bien.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

Un poco de nostalgia: juegos retro

El Laberinto del Saber es un juego desarrollaod en Cuba a finales de los 80 o algo así, para MS-DOS. Aquí pueden verlo en acción:

Desde hace un buen tiempo que quiero hacer un remake moderno orientado principalmente a plataformas móviles, al principio lo intenté con SDL 2, pero luego decidí usar un motor decente. Entre Godot y Unity3d me decanté por el último, para no invertir tiempo en aprender una herramienta que no me serviría para hacer más juegos.
Sin embargo, el proyecto ya acumula unos seis meses de atraso por diversas razones, y ni siquiera tengo una imagen para mostrar. Así queni hablar de fecha de lanzamiento.

Unity 5.4 está aquí

Y no trae la herramienta de edición de cinemáticas, como esperaba. Al menos, no se hace referencia a ella en las notas de lanzamiento.
Justamente acabo de lograr descargar la 5.3.5, la cual ha sido bastante decepcionante. El MonoDevelop que incluye ha dejado de sugerir el autocompletado para los miembros de algunas clases (me queda por definir cuándo lo hace y cuándo no) y además el precalculado de la iluminación global me suelta una docena de advertencias, aparte de que me ha obligado a recalcular las luces dos veces. Y eso toma bastante tiempo.
Aún no sé si podré echarle el guante a la 5.4, y tampoco es que tenga mucho interés. Aunque supongo que peor no va a ponerse, y quizás hasta se arreglen las cosas.
Por suerte, no estoy programando mucho. Las últimas páginas de la cuarta novela me tienen  bastante ocupado, y también le estoy echando un vistazo a la historia del juego. Sin embargo, eso no será para siempre, en algún momento de esta semana tengo que seguir puliendo el sistema …

Leyendo a Sapkowsky

Este es uno de mis escritores favoritos y es lamentable que haya tan poco de él en español. Aunque hay que reconocer que Andrzej Sapkowsky no ha sido tan prolífico.
A Sapkowsky le basta con su saga de Geralt de Rivia para ser una figura de renombre en la literatura fantástica. La fama de los juegos basados en el personaje del brujo Geralt, me parece, no le han acarreado una fama enorme, porque muchos olvidan (o simplemente no se interesan en averiguar) que el Wiedźmin no fue creado por CD Projekt RED.Por suerte, como les decía, entre los lectores ya Sapkowsky era un referente aún antes de que salieran los juegos.
Tenía entendido que estaba trabajando otra serie de libros, basados en las Guerras Husitas, así que hace poco decidí buscar si ya estaban disponibles en español. Y resulta, que además de los dos libros de dicha saga, me encontré Víbora, un tercero completamente distinto, ambientado en Afganistán durante la invasión soviética.
No obstante, no es de eso que quiero hablarles, sin…