Ir al contenido principal

Desarrollar juegos en el oriente de Cuba: la isla desierta

Ayer, luego de esperar más de un mes que el artista me trajera las animaciones e imágenes que faltan para terminar el demo del Laberinto del Saber, decidí acudir a otro. De más está decir que tampoco voy a conseguirlo que necesito rápidamente por esa vía. Aunque el desarrollo de juegos está despegando en la capital del país, incluso con proyectos como Savior, acá en el este no vamos tan avanzados.
Mis experiencias, después de año y medio intentando armar un equipo de trabajo, no son para nada buenas. Santiago de Cuba no es una ciudad donde parece que vaya a surgir una comunidad de desarrolladores a corto plazo, y a continuación les expongo algunas de las dificultades que me he encontrado durante mi peregrinar:

Informalidad: Te encuentras un entusiasta de los videojuegos, que se anima a colaborar en tu proyecto. Se reúnen, le asignas tareas... y ya te puedes ir buscando otro. Si tienes suerte, cumplirá la mitad de lo encomendado. Y es que en la mayoría de los casos, los entusiastas suelen ser muy jóvenens, que cambian de idea muy rápido o se aburren de trabajar en proyectos ajenos, o en los suyos propios, dejándote en la estacada.

Interés monetario: El caso opuesto de lo anterior. Este suele ser un tipo de cierta experiencia, que cuando te lo presentan parece ser el candidato perfecto. Sí, he trabajado con Unity; Sí, sé modelar y animar en Blender. Sin embargo, el candidato pronto descarta trabajar en cualquier idea, por una docena de razones sin peso. En el fondo, no está dispuesto a trabajar si no hay dinero de por medio. Ha dedicado su adolescencia a aprender, pero esa fase ya quedó atrás (suelen ser graduados universitarios o personas sobre los 20 años) y ahora quiere sacarle partido a eso. Que otro sea quien arriesgue su tiempo y dinero, él tiene novia que llevar a pasear y gastos, así que se mueven de contrato en contrato, como Tarzán de liana en liana.

Agenda propia: Véase primer párrafo. El artista que encontré no puede trabajar esta semana porque está terminando su propia historieta. Usualmente estas personas priorizan sus propios proyectos, tengan o no futuro, y son incapaces de ver el valor en las ideas ajenas. Si tienes suerte, lograrás que haga un hueco para ti y complete algunas tareas, pero con grandes posibilidades de que te deje tirado, incluyéndose en la primera categoría, la de los informales.

Eso en cuanto al personal. Sin embargo, hay otros factores a tener en cuenta. La Habana es la capital, y en un país pequeño eso significa que las cosas importantes están ahí. Es como si fuese la única ciudad. Ahí encontrarás toda clase de facilidades, como fundaciones que apoyan a los emprendedores, vías de obtener ingresos extra, hardware más barato, gente con ancho de banda decente capaz de bajar lo que sea sin limitaciones... muchas cosas. Santiago de Cuba, que supuestamente es la segunda ciudad en importancia, es solo una aldea sin autonomía. Si quieres triunfar, te vas a la Habana, intentar hacerlo desde aquí es un disparate.
También podemos mencionar la falta de documentación, la imposibilidad de crear una masa crítica que genere una comunidad activa, y sobre todo el aislamiento. en varios años de búsqueda, me ha sido imposible dar con más de cinco o seis personas interesadas en el tema. Eso, en una ciudad de medio millón de habitantes. No es que crea que hayan muchos, pero tampoco que sean solo cuatro gatos. Sean cuatro o cien, esas personas no tienen  forma de buscarse o encontrarse, dada la falta de conectividad. Y no hablemos de trabajr colaborativamente en un proyecto de envergadura.
En fin, que no creo que veamos pronto un videojuego hecho en Santiago de Cuba.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de nostalgia: juegos retro

El Laberinto del Saber es un juego desarrollaod en Cuba a finales de los 80 o algo así, para MS-DOS. Aquí pueden verlo en acción:

Desde hace un buen tiempo que quiero hacer un remake moderno orientado principalmente a plataformas móviles, al principio lo intenté con SDL 2, pero luego decidí usar un motor decente. Entre Godot y Unity3d me decanté por el último, para no invertir tiempo en aprender una herramienta que no me serviría para hacer más juegos.
Sin embargo, el proyecto ya acumula unos seis meses de atraso por diversas razones, y ni siquiera tengo una imagen para mostrar. Así queni hablar de fecha de lanzamiento.

Unity 5.4 está aquí

Y no trae la herramienta de edición de cinemáticas, como esperaba. Al menos, no se hace referencia a ella en las notas de lanzamiento.
Justamente acabo de lograr descargar la 5.3.5, la cual ha sido bastante decepcionante. El MonoDevelop que incluye ha dejado de sugerir el autocompletado para los miembros de algunas clases (me queda por definir cuándo lo hace y cuándo no) y además el precalculado de la iluminación global me suelta una docena de advertencias, aparte de que me ha obligado a recalcular las luces dos veces. Y eso toma bastante tiempo.
Aún no sé si podré echarle el guante a la 5.4, y tampoco es que tenga mucho interés. Aunque supongo que peor no va a ponerse, y quizás hasta se arreglen las cosas.
Por suerte, no estoy programando mucho. Las últimas páginas de la cuarta novela me tienen  bastante ocupado, y también le estoy echando un vistazo a la historia del juego. Sin embargo, eso no será para siempre, en algún momento de esta semana tengo que seguir puliendo el sistema …

Leyendo a Sapkowsky

Este es uno de mis escritores favoritos y es lamentable que haya tan poco de él en español. Aunque hay que reconocer que Andrzej Sapkowsky no ha sido tan prolífico.
A Sapkowsky le basta con su saga de Geralt de Rivia para ser una figura de renombre en la literatura fantástica. La fama de los juegos basados en el personaje del brujo Geralt, me parece, no le han acarreado una fama enorme, porque muchos olvidan (o simplemente no se interesan en averiguar) que el Wiedźmin no fue creado por CD Projekt RED.Por suerte, como les decía, entre los lectores ya Sapkowsky era un referente aún antes de que salieran los juegos.
Tenía entendido que estaba trabajando otra serie de libros, basados en las Guerras Husitas, así que hace poco decidí buscar si ya estaban disponibles en español. Y resulta, que además de los dos libros de dicha saga, me encontré Víbora, un tercero completamente distinto, ambientado en Afganistán durante la invasión soviética.
No obstante, no es de eso que quiero hablarles, sin…