Ir al contenido principal

Cuba, o el mal ejemplo de software libre

Estos son días de debate intenso en la comunidad de SL cubana. Primero un artículo del periódico Juventud Rebelde, que suscitó esta anotación en un blog de un colega venezolano, las reflexiones de nuestro Comandante, que indirectamente nos hacen pensar en la filosofía de seguridad por oscuridad, y para rematar un artículo de Reuters, donde Roberto del Puerto, jefe de la Oficina de Informatización de la Sociedad, hace declaraciones acerca del uso ilegal de software privativo en la isla debido al bloqueo, con una presentación en Power Point proyectada en una pantalla 3M, de factura norteamericana.
A los colegas venezolanos, lamentablemente Cuba no es el ejemplo a seguir en cuanto a software libre. A pesar de todas las declaraciones y artículos de prensa, en la realidad no hay una estrategia coherente al respecto, ni existe una legislación que regule el uso de SL por los organismos estatales. Con excepción de la Aduana, todo el país basa su infraestructura informática en lo que decide el especialista de cada empresa, dándose la situación que la casa matriz de una entidad usa Windows y sus filiales usan Linux. O en mi experiencia personal, el Ministerio de Turismo acaba de ordenar la implantación de un paquete de sistemas basados en Oracle, en total contravención de la política de nuestro país de migrar al software libre. Los informáticos del sector nos preguntamos cómo se tomó tal decisión.
Si a eso sumamos el reciente voto de Cuba a favor del estándar de Microsoft en la ISO, es fácil de comprender que la comunidad cubana de SL esté inquieta. Más vulgarmente, yo diría que estamos muy cabrones, como estaría cualquiera con un ápice de vergüenza y amor a su país.

Comentarios