Ir al contenido principal

Culturismo

Ayer repitieron un viejísimo filme que recuerdo haber visto cuando niño: el Hércules de Lou Ferrigno. En la década de los 80 el fisicoculturismo o fitness no se conocía tanto en Cuba, y la mayoría de las personas creía que los músculos de Ferrigno eran falsos, algún postizo obra de los efectos especiales. No sé qué habrían pensado de haber visto los campeones actuales, que dejan chiquito al viejo Lou.
Sin embargo, algo admirable tiene, por lo menos para mí, y son los pectorales. Básicamente los que yo quisiera tener, pero bueno, eso me tomará algunos meses más de gimnasio. O años.

Comentarios