Ir al contenido principal

Sobre vampiros y otras cosas

Un post muy mezclado este de hoy. He hecho un alto en la lectura de la trilogía La Materia Oscura. Un buen libro, aunqeu no me ha impresionado mucho. La razón es que encontré en una librería un ejemplar sobreviviente de Vampirenkommando (más vampiros en la Habana), de Juan Padrón.
Para los que no sean cubanos, Juan Padrón es el historietista más famoso de nuestro país, creador del personaje Elpidio Valdés, coronel mambí de las guerras de independencia. Esta ha sido su vertiente más explotada, con varias películas animadas, innumerables cortos y hasta una serie que fue relegada al olvido porque fue coproducida por estudios españoles así que en ella ya los gallegos no eran apabullados por los mambises y el rol de malos se les endilgó a los norteamericanos. Que los españoles ya no fueran los malos confundió un poco a los niños y Más se perdió en Cuba se perdió a su vez en los archivos del ICAIC.
Sin embargo, junto a su superexplotado Elpidio Valdés, se alza una pequeña saga de dos películas, clásicos del cine animado cubano: Vampiros en la Habana y Más vampiros en la Habana. El famoso científico vampiro Werner von Drácula se exilia en la Habana para buscar la fórmula del Vampisol, que les permitirá a los chupasangres caminar al sol. Con él trae a su sobrino Joseph Amadeus, más concido como Pepe. Dos largometrajes que derrochan buen humor cubano y que han sido llevados al papel en forma de libros que extienden un poco la historia: en el primero se narra la infacia de Pepe y en el segundo disfrutamos sus aventuras en la guerra civil española como miliciano republicano. En fin, no me explayaré más al respecto, solo les digo que si vienen a Cuba busquen ambas pelis (no sé si habrán sido editadas en DVD, lo dudo mucho) y los libros (si aún quedan).

Comentarios