Ir al contenido principal

Primer choque con Mac

Hace un par de días empecé mi aventura con Mac OS X. Tenía reservado un espacio en mi disco para al menos familiarizarme con el sistema (la sensación de usar Mac solo puede lograrse con hardware Apple de verdad) y comenzar a hacer pruebas de desarrollo y al fin un amigo me consiguió el DVD de instalación. Y nada menos que el Lion, que no me lo esperaba.
Sin embargo, mi primera experiencia no ha sido nada feliz. Para ser un sistema operativo tan veterano, cómodo y etcétera, el instalador es bastante burro. Dejar espacio vacío en el disco duro no es suficiente, ya que el instalador no lo reconoce, solo ve las particiones que ya existen o quiere reparticionar él. No se instala en NTFS, lo cual no es sorpresa, pues el mismo instalador de Windows no admitía NTFS hasta Windows XP, pero tampoco se instala en FAT32. Dejar la partición sin formatear no es opción. La solución óptima es darle un disco en blanco, la menos óptima, hacer un particionamiento manual con cierta herramienta, en un proceso similar al particionado durante la instalación de BSD. ninguna otra herramienta a mi alcance puede crear particiones Mac, así que estoy detenido hasta que pueda encontrar un disco donde salvar mi información para iniciar el proceso otra vez. Y esperar que este DVD en cuestión sea el adecuado para PC y que todo ese trabajo no haya sido en vano.

Comentarios

Publicar un comentario