Ir al contenido principal

Que sí, que la fama sí puede ddosearte

A ver, imagínate que tienes una franquicia que vale oro. Tienes millones de jugadores que esperan por tu título, con ansia de adicto. Vamos, que su dinero ya está más en tu bolsillo que en el de ellos. Pero todos esos millones no te hacen feliz, estás preocupado por algunos miles de usuarios que se robarán tu juego, esos malditos. Como el cuento de las 99 monedas. Así que ideas un diabólico plan: para jugar tendrán que estar conectados a tu servidor, todo eso adornado con algunas features que suenan muy bien para que la gente no sospeche la verdadera causa. Sí amigo, te pongo un grillete en el pescuezo, pero fíjate que es de oro y si tiras de él suenan campanitas. Muy contento, pones a trabajar a tus esclavos y al fin llega la hora: le ordenas a Igor que tire de la palanca y... todo se viene abajo.
Al parecer Blizzard no calculó bien las consecuencias de obligar a todos los jugadores a conectarse para poder jugar, incluso para jugar el modo single player, y está enfrentando una ola de críticas, qué digo, ola, un verdadero tsunami. Las personas honestas que pagaron por el juego no han podido disfrutarlo, y no dudo que las menos honestas, o que no tienen bolsillos tan bien surtidos como para soltar 50 pavos, logren disfrutarlo con menos restricciones gracias a esos señores de pata de palo y ojo tapado. O eran adolescentes pálidos con acné y varios gigabytes de porno en el disco duro? En fin, un auto-DDOS en toda regla.

Comentarios