Ir al contenido principal

Al fin, gané otra partida de Freeciv

De vez en cuando suelo retomar Freeciv, para despejar un poco. En esta semana inicié un par de juegos, pero los perdí todos. Cometí el clásico error de no expandirme lo suficiente, aquí el espacio vital es prioritario, cuando lo descuido invariablemente pierdo en menos de una hora.

 En esta ocasión me tomé el trabajo de expandirme mucho más, auqnue tuve un arranque malo: buscando defensa ubiqué la capital en una montaña (Core Dump) y su población nunca aumentó. Así que me vi obligado a crecer con una sola ciudad, no dos.
Por supuesto, no llegué a expandirme tanto como la IA, que sí cubre el mapa con una velocidad tremenda. Me queda pendiente para la próxima superar las 30 ciudades.



Otra ventaja en esta partida fue que desde muy temprano logré aliarme con dos jugadores de la IA. El tercero quedaba separado físicamente por el mar, y enfrentado a una alianza de tres. Mis aliados solo me abandonaroin cuando empecé a construir la nave espacial, pero ya en ese momento tenía un nivel tecnológico suficiente para acosarlos con misiles nucleares.
La mayor parte jugué con Monarquía, esperando tener que combatir en cualquier momento, pero después me pasé a Democracia para aumentar mi producción científica. La Democracia suele ser muy útil si no estás en peligro, pero se vuelve un engorro en tiempo de guerra porque las ciudades apenas soportan dos o tres unidades militares, en ese caso es recomendable regresar a la vieja Monarquía hasta que pasen los malos tiempos.
Creo que con esta ya serían dos veces que logro ganarle la partida a la IA.

Comentarios