Ir al contenido principal

Star Wars: Rogue One

En la saga original nos habían contado que la información acerca de la vulnerabilidad de la Estrella de la Muerte había costado al vida de "muchos bothan". Pero los bothan son feos con recojones y lleva mucho presupuesto hacerlos con CGI, así que en Rogue One se han inventado una historia diferente. En fin, si ya George Lucas inauguró eso de decirse y desdecirse como si nada (si no, recuerden aquello de que "entrenarás con Yoda, el Maestro que me enseñó a mí").
Y ojo, que no digo que les quede mal. Ojalá todos los guionistas de Hollywood dieran en el clavo como sucedió con esta peli.
La cosa va más o menos de lo siguiente: hay un científico imperial, diseñador de armas, al cual por alguna razón le ha crecido una conciencia de repente y se esconde. Sin embargo, un tío insistente lo encuentra y le pide amablemente que deje de holgazanear y regrese al trabajo. El tío listo no quiere, pero para salvar a su hija, y después que un stormtrooper le pegue un tiro a su mujer (en defensa propia, hay que decirlo), acepta. Big mistake, porque los empleados descontentos te pueden joder la vida, como veremos más adelante.
Unos años depués encontramos a la niña ya crecidita y convertida en toda una delincuente juvenil, con unos antecedentes penales que dan grima. Unos tipos con unos cascos muy guays y completamente inútiles, sacados de El retorno del jedi, la salvan, aunque ella no está muy por la labor de dejarse salvar. Resulta que la Alianza la quiere para que contacte a un viejo amigo de la familia, un vejete bizco, asmático y con piernas postizas.
Y hete aquí que el viaje no es por gusto. Tenemos una escena de pelea urbana muy genial, donde los stormtroopers se dejan masacrar desde los tejados, que para eso les pagan, aunque debo decir que se cargan a  los personajes de relleno con más precisión (parece que les han hecho un upgrade). Sale Donnie Yen con un palo y otro chino con una versión Star Wars del minigun de Arnold. Ah, y se me olvidaba decirles que también consiguen un mensaje del padre de la niña/delincuente juvenil. Como ya les decía, el tipo resentido ha dejado un fallo en el diseño, un "backdoor". Por su parte, el Gran Mof Tarkin (o alguien con su cara pegada por CGI), al que le gusta volar cosas, hace una prueba de disparo a mínima potencia y barre la ciudad y sus alrededores, librando al universo de mucha gente fea. Pero desgraciadamente, matar gente fea también cuenta como genocidio y es poco ético.
En fin, que la Alianza se caga en los pantalones y todos quieren rendirse, salvo la chica, a la que de repente le ha crecido una conciencia (debe ser algún mal de familia) y se monta un escuadrón de asalto con unos SEALs para robarse los planos de la Estrella de la Muerte, que están guardados en una torre, que debe ser algo así como una empresa de hosting. Vamos, un Mega, pero a escala galáctica.
Se forma un dale al que no te dio, tenemos más stormtroopers despanzurrados y rebeldes de relleno cayendo por el otro lado, mientras la chica, su compinche y un robot depresivo y pesimista se infiltran para conseguir el disco con los planos. Digo yo, que podían haberlos copiado a un disco duro externo, o algo así, pero no. Tenían que sacarlo del rack de servidores y montarlo en otro lugar para transmitir.
En ese momento llega la flota de la Alianza a ayudar y se forma la batalla que deberíamos haber tenido en The Force Awakens, y casi salté de la silla de alegría.
Los buenos logran transmitir los planos a la flota, que los copia en una tarjeta SD tamaño familiar y entregarla a la nave del Príncipe Organa justo a tiempo, mientras Darth Vader despacha a un montón de soldados con cascos más inútiles y graciosos. Vader se queda con cara de mosqueo y mirando como la navecita se aleja, como diciendo: "no irás muy lejos". En efecto, no fue muy lejos, pero eso es otra peli y ya fue contada en otro momento.
Nada, que tenemos una peli de lo más decente, con buena historia que explota el lado heroico, en plan "nos jodemos todos, pero es lo que hay que hacer". Muy poco Disney, la verdad, pero como dije al principio, les queda muy bien y hay que ver esto como parte de un todo. Mi opinión, que en realidad no vale un carajo (y por eso se las regalo, que si no se las vendería), es que Rogue One es mucho mejor que El despertar de la Fuerza. Les recomendaría que la vieran, de no ser porque a estas alturas ya todos deben haberla visto. Espero de todo corazón que los siguientes títulos sean tan buenos como éste.

Comentarios