Ir al contenido principal

Maestros y alumnos

Dos frases célebres que aprendimos ayer en el entrenamiento: No hay malos alumnos, sino malos profesores. Y su segunda variante, algo más ajustada a la realidad en mi opinión: No hay malos alumnos, sino anormales disfrazados.

Comentarios