Ir al contenido principal

No seas incoherente en tu guión

Una de las cosas que conversé con Yoss cuando nos encontramos, o que más bien me conversó él a mi, es acerca de los guiones para historietas y animados. Yoss se quejaba de que no se producía nada en nuestro país que valiera la pena, porque los dibujantes querían hacerlo todo: escribir la historia y dibujarla. A veces, el dibujante solo debería ser eso, y dejar la tarea de escribir a alguien con ese talento. Tampoco el manga japonés escapó de esa crítica, y gracias a un maratón de Fairy Tail me he convencido de que tenía razón. Evidentemente tengo que considerar a Yoss como una especie de maestro para mí.
Básicamente Fairy Tail tiene una trama muy sencilla: es acerca de un gremio de magos, como siempre, hay un protagonista: Natsu. Natsu es muy similar a Naruto, impulsivo y poco inteligente, aunque en ocasiones produce genialidades. Como todo protagonista de manga/anime, Natsu gana por que sí. Luego de que las cosas han ido de mal a peor y todos los recursos se han agotado, simplemente se para y dice: no voy a perder aquí, y con esa frase mágica gana el combate. La trama es tan simplona que se hace repetitiva: cada vez Fairy Tail se enfrenta a magos o gremios más y más poderosos, que invariablemente son derrotados por Natsu (que ni siquiera es el mago más fuerte del gremio) y sus amigos. En ningún momento vemos entrenar a Natsu o aprender nuevas técnicas, cosa que sí vemos en Bleach o Naruto, cuyo poder aumenta gracias al entrenamiento. Ichigo entrena con tesón (tal vez demasiado exageradamente) para alcanzar el bankai, luego dominar la hollowificación, y luego conseguir el getsuga tenshou definitivo. Aunque no exento de peleas ganadas porque sí, hay puntos que Ichigo no puede superar sin antes conseguir más poder. Que lo consiga en tres días ya es harina de otro costal.
Igual hay batallas que Naruto no puede superar sin hacerse más fuerte. El gran pecado de Kishimoto parece ser que en los últimos tiempos se le han agotado las ideas y está acudiendo demasiado al recurso de las técnicas secretas exclusivas del clan Uchiha que nadie conoce, capaces de cambiar la realidad, un deus ex machina en toda regla (creo que se le llama así). Incluso en un mundo con todo tipo de técnicas que rayan en la magia, apearse con dos de ellas que manipulan el tiempo ya es demasiado. Cuando abrimos una puerta así, entonces todo el universo creado pierde su consistencia, ya que a conveniencia del autor puede aparecer cualquier cosa, como por ejemplo un poder desconocido del clan Uzumaki que le permite a Naruto vencer con solo mover un dedo.
Una trama que me gusta y me parece bastante coherente es la de 5 Elementos, que les recomiendo especialmente. El grupo de elementales protagonistas se enfrasca en una búsqueda que no carece de batallas contra enemigos peligrosos. Aunque no los vemos entrenar y hacerse más fuertes, tampoco los vemos enfrentarse a una retahíla de oponentes a cada cual más fuerte que el anterior. No es por ahí por donde van los palos, porque 5 Elementos tiene otros elementos (y valga la redundancia) que nos hacen disfrutar la historia.
Es por ello que antes de avanzar en cada historia, me detengo a pensar hasta qué límite quiero llevar el poder de los personajes. Qué son capaces de hacer? Cómo podrían salir de esta situación que estoy pensando? Eso me evita caer en el error de los ases bajo la manga ridículamente poderosos, o los enemigos igual de ridículamente poderosos/invulnerables.
Así que no dejes de tener en cuenta lo anterior si te decides a escribir tu propio manga o lo que sea.

Comentarios