Ir al contenido principal

CentOS 6 como estación de trabajo

Hace unos días tuve que vender de urgencia mi PC, algo de lo que me arrepentí bastante, porque se trata de una apuesta muy riesgosa. Fue bastante doloroso separarme de diez años de trabajo, que se dice fácil, pero que muy pocos pueden entender el esfuerzo que invertí en ella. A veces suerte, a veces una ayuda inesperada, y un gran porciento de sacrificio y ahorro.
En fin, que un colega me prestó un equipo para ir tirando y de paso terminar de configurarlo: un servidor que habíamos montado con CentOS 6. La primera vez que lo instalé no tenía pensado que fuese a convertirse en estación de trabajo, pero ya ven las vueltas que da la vida, ha acabado en mi mesa cumpliendo con esa tarea. El ejercicio de convertir un servidor CentOS en una máquina que pueda hacer unas mínimas tareas de entretenimiento no ha sido nada agradable.
Para empezar, Red Hat parece no considerar importante el soporte NTFS decente como algo prioritario. Instalar ntfs-3g requiere agregar un repositorio de yum adicional. Los segundo (y aún sin entrar en el tema estación de trabajo), en plena época wifi, el kernel no incluye módulo para una stick tan común como la TP-Link WN722. Para más inri, el proceso de compilar el kernel ha cambiado, ahora implica crear un srpm o algo así. Por suerte este módulo es fácilmente instalable descargándolo de otro lugar y compilando sin muchas complicaciones.
Entrando en materia, me faltaba un reproductor de audio y video. Al contrario que Ubuntu, Totem y Rythmbox no encuentran los codecs, aunque ofrecen buscarlos. Hace falta otro repositorio más, de donde podemos instalar el infalible mplayer+smplayer, que en este caso no fue tan infalible y tiene un serio problema con los mkv. Lo que sí no logré fue encontrar el Audacious, el tiempo en verdad no me alcanzó.
Otro asunto que me quedó pendiente fue instalar el driver privativo de Nvidia, el proceso es bastante complicado pues requiere deshabilitar Nouveau a la manera "Gentoo": editando configuraciones, reiniciando, etc. No valía la pena el esfuerzo solo para acelerar la reproducción de videos, a pesar de que en verdad es necesaria porque el CPU es un Celeron a 2.66, insuficiente para mover algunas cosas con soltura.
Evidentemente CentOS es un sistema operativo para servidores, sin embargo, no estaría de más pulir un poco sus capacidades como estación de trabajo, o al menos hacer que funcionen bien las pocas que dan. Aunque siempre puedes acudir a Fedora y usarlo como servidor, no es la opción más óptima. En fin, espero que no se vean en esta misma situación, y en caso de que se les de, que cuenten con buen ancho de banda para buscar y descargar toda la paquetería necesaria.

Comentarios