Ir al contenido principal

KDE, Gnome y Mir

Vale la pena echar un vistazo a las noticia sobre Mir unos días después, cuando se supone que los expertos han dado su veredicto y los desarrolladores de las partes involucradas han pensado (supongo que fríamente) qué van a hacer. Y justo ahora las cosas no pintan nada bien. Descontando que se las arreglaron para enojar a casi todo el mundo con el anuncio, Canonical no parece que vaya a recibir ningún apoyo por parte de los escritorios actuales. Gnome y KDE ya han anunciado que soportarán Wayland, y para más inri han habido varios commits en estos días en diferentes proyectos, como GTK, que implementan el soporte inicial.
Bueno, marcadores más adversos se han remontado (famosas últimas palabras del director del equipo Cuba de béisbol). En mi opinión, Ubuntu tiene un par de bazas que puede jugar muy bien. Como ya dije anteriormente: dinero. Ya sabemos que el dinero no compra la felicidad, pero consigue un efecto tan parecido que solo un experto notaría la diferencia. Hay que ver hasta qué punto Canonical está dispuesta a soltar pasta para llevar Mir a buen término. Otra cosa que tienen es una gran masa de usuarios, por algo Ubuntu se ha convertido en una especie de estándar de facto entre las distribuciones, algo que nadie había conseguido antes, excepto Red Hat, y no a ese nivel. Esa masa de usuarios y esa consideración por parte de los fabricantes externos (por llamarlos de alguna forma) al mundo Linux de que Ubuntu es la guía, son detalles muy importantes. Esas buenas relaciones pueden inclinar la balanza a la hora de escoger qué servidor gráfico soportar.
Falta por ver qué harán las distribuciones derivadas de Ubuntu, como Linux Mint. Y qué harán los usuarios. Por mi parte, pienso cambiarme a otra distro, Fedora, o tal vez regresar a Gentoo, algo que no esté tan centrado en un escritorio específico aunque no sea tan cómodo. Esa es una de las ventajas de tener varias opciones.

Comentarios