Ir al contenido principal

Mis opiniones sobre el E3 de este año

No sé si se me habrá olvidado alguna conferencia, pero creo haberlas visto todas. Bethesda, EA, Microsoft, Sony, Ubisoft y Nintendo. Si bien considero este evento mejor que el del año pasado, tampoco es una maravilla.
Y empecemos con mis modestas conclusiones. Bethesda quiere apostar fuerte por la Realidad Virtual, pero aparte de eso, solo cuenta con las franquicias de Id para mostrar algo nuevo, en este caso, Wolfenstein: The New Colossus. Como cada año, traen Elder Scrolls Online con su correspondiente expansión.
EA se reafirma como la reina de los juegos deportivos, la competitividad y el multijugador. Aparte de eso, tiene poco más que mostrar, y si no lo creen noten que 40 minutos de su conferencia estuvieron dedicados exclusivamente al multiplayer de Star Wars Battlefront.
Microsoft presentó una avalancha de títulos para la nueva Xbox One X, casi todos iguales. Pero todos en 4K, como si eso le aportase algún valor diferente. La apuesta de Microsoft parece ser 4K, prescinden por completo de RV o innovación. Para salvar el día, ofrecen retrocompatibilidad con la primera Xbox, algo que alegró al público presente.
Sony no tenía casi nada interesante que mostrar. Su nueva iteración de la Playstation 4 no se presentó, aunque sí llevaron un par de títulos para Playstation VR. Nada del otro mundo por aquí.
Ubisoft es solo una empresa de software, así que salvo una interesante alianza con Nintendo, la mejor noticia es que lograron esconder hasta el último momento algunos títulos interesantes. Una conferencia equilibrada e interesante.
Y para el final, Nintendo. Por supuesto, su conferencia (brevísima) estuvo orientada a vendernos Switch. Como dije en el párrafo anterior, han conseguido un par de exclusivas con Ubisoft, sobre todo ese Mario+Rabbids, que tiene una pinta genial. Ha asegurado Skyrim para Switch, lo cual le gana a los jugadores más mayorcitos. Y hace mucho énfasis en que te puedes llevar la Switch a todas partes. Bravo por ellos, innovación le gana a potencia bruta, parece ser su lema.
Ha sido común denominador en todas las presentaciones evitar presentar títulos a largo plazo. La mayoría son cosas que veremos a más tardar en el 2018, así que el E3 del próximo año debería venir con cosas nuevas. Algo que agradecer, porque la verdad no le veo mérito a que una empresa presente un gameplay del mismo título dos años seguidos (como por ejemplo, For Honor).
Y esas son mis opiniones acerca del evento de este año. Por supuesto, habría querido estar allí, ahora que está abierto al público, pero saben que eso no me es posible. Quizás dentro de una década o dos.

Comentarios