Ir al contenido principal

La odisea de la PC

El proceso de tener mi propia PC ha sido traumático, para decirlo en pocas palabras, y digno de figurar como guión de una telenovela de esas donde abunda el lagrimeo, las traiciones y las situaciones que van de mal a peor. El final de mi telenovela aún está por verse.
En cierta forma mi castigo (no se me ocurre otra forma para denominarlo) se asemeja a los de Tántalo y Sísifo. El primero no podía comer teniendo las frutas al alcance de la mano, ni beber, teniendo una charca al su lado. El segundo empujaba una piedra cuesta arriba y al llegar a su destino la roca rodaba loma abajo y vuelta a empezar. Un clásico ejemplo de lo que llamamos recursividad.
En un principio tuve una excelente tarjeta de video, y no tenía un monitor decente. Cuando lo tuve, la tarjeta falleció en circunstancias confusas. Las cosas mejoraron con el tiempo y ahora que tenía una PC adecuada, el complemento perfecto para una buena tarjeta, pues no la tenía. Así que decidí endeudarme con las once mil vírgenes y adquirir una medianamente responsable: Geforce 5200 con 128 Mb de memoria.
Y adivinen qué... Pues que he sido víctima de una de las roturas más raras que he visto en toda mi vida. Las motherboards ASUS P4 P|S800 tienen un sistema para apretar el disipador del CPU que consiste en dos puentes plásticos que se enganchan a presión en cuatro huecos de una estructura plástica integrada (o sea, que no es fácil, por no decir imposible de retirar) en la placa. En mi caso específico la estructura plástica se partió, por lo que el puente de un lado no presiona el disipador contra el CPU. Por lo cual, la temperatura del mismo se dispara hasta 98 C con solo encender la PC.
En esencia, la motherboard que me costó bastante cara hace apenas dos meses ya no vale nada, y ya no puedo utilizarla, a menos que acuda a un chapucero remiendo que consiste en pegar las partes rotas con algún pegamento de plástico.
Estoy pensado seriamente la posibilidad de dedicarme a pedir limosnas por internet, así que no se asombren si algún día se encuentran un enlace a una cuenta en PayPal con una etiqueta: "Una limosnita aquí por favor".

Comentarios

  1. Desde hace un tiempo estaba por comenzar a leer tu blog, pero la no conexión exterior no da mucho espacio, estoy aprovechando esta pequeña cuota de 60 MBytes/Mes y hoy domingo cuando no hay mucho tráfico.
    Acerca de tu nueva situación sólo puedo desearte que aparezca un alma caritativa y pueda suplir tu necesidad(almenos esa).

    Si usted lector tiene el poder de ayudar a esa alma, por favor hágalo. Esa persona se lo merece.

    Un abrazo,
    JETM

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el apoyo.
    Te recomiendo que utilices un lector de feeds rss, puede ser que asi ahorres un poquito de ancho de banda. Tambien prueba a desactivar las imagenes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario