Ir al contenido principal

Otro partido de quidditch

Se aproxima otro partido, esta vez contra Hufflepuf. Harry se ve obligado a llamar a McLaggen para sustituirlo. Mientras se dirige al partido verá a Malfoy. Le resulta muy raro que tampoco asista a este juego.
Sin embargo, la sustitución resulta ser un desastre. McLaggen está tan ocupado tratando de enseñar a los demás cómo jugar que no atiende su posición de guardián. Al final, golpea accidentalmente a Harry y lo envía a acompañar a Ron al hospital.
Allí Harry descubre que Ron ya no está tan entusiasmado con Lavender. Tendrá también una idea, hacer que Kreacher y Dobby sigan a Malfoy.
En su tercera lección con Dumbledore, verá dos memorias más. Pero primero Dumbledore le hará un breve resumen de lo poco que se sabe de Voldemort al terminar la escuela. Rechazando la posibilidad de trabajar en el Ministerio, el joven y talentoso Tom Riddle solicita al director quedarse en Hogwarts como maestro, al ser rechazado escoge un puesto en la tienda Borgins and Burke, de objetos mágicos (de donde salió el collar maldito que Katie Bell tenía). La primera memoria es de una de una elfa doméstica, perteneciente a una bruja llamada Hepzibah. La señora recibe a Riddle para negociar la venta de una armadura, pero le muestra además dos objetos: una copa que perteneció a Elga Hufflepuf y una prenda de Slytherin, la que su madre vendió al quedarse sola en Londres. La misma fue comprada por Borgins y Burke y vendida luego a Hepzibah. Dos días después de la visita la señora muere, la elfa doméstica será acusada de su muerte y ambos objetos desaparecen.
La segunda memoria es de Dumbledore. Veremos un Tom mayor, que se ya hace llamar Voldemort. Se presenta ante Albus, nuevo director de Hogwarts, para solicitar nuevamente un puesto de profesor. Por supuesto, es rechazado.

Tags:

Comentarios