Ir al contenido principal

Dependencias

Las dependencias son como un saco en el que cabe cualquier cosa. Lo molesto es que por ciertas razones a veces no puedes compartir el saco ya lleno con tus futuros usuarios. Digamos que te encuentras una excelente biblioteca que maneja ciertas operaciones X que debes hacer en tu juego y la utilizas para ahorrarte un montón de trabajo. Genial. Pero sucede que quien descargue tu juego para usarlo en Linux también tendrá que conseguirse esa biblioteca.
Esto puede parecer fácil, pero en ocasiones es todo un problema. Puede ser que no haya un paquete para la distribución del usuario. Puede ser que por alguna razón no compile correctamente. Puede ser que a su vez esa biblioteca tenga otras dependencias y eso nos lleva de vuelta al puede ser inicial. O aún peor, el usuario puede no ser root.
Ten en mente que estás programando un juego. El proceso de obtenerlo y echarlo a andar no debe ser tan complicado, o muchos usuarios terminarán por descartarlo antes de haberlo probado. Trata de conocer las distros disponibles y qué conjunto de paquetes vienen incluidos en los CDs de instalación. Si no puedes evitar algunas dependencias exóticas, entonces al menos trata de proporcionar enlaces a dónde obtenerlas en todos los empaquetados posibles.
Siempre planifica un conjunto inicial de dependecias mínimo. No deberías necesitar más que SDL y sus bibliotecas adicionales (disponible en todas las distros), algo para la interfaz de usuario, alguna bibli0oteca de manejo de archivos de sonido como ogg vorbis y tal vez algún parser de xml, que las hay a montones como parte estándar de las distribuciones actuales. Cualquier cosa extra te está ahorrando tiempo de programación, pero está agregando tiempo de instalación del lado del usuario final, que es a quien, en definitiva, estás tratando de hacer que pase un buen rato.


Tags: ,

Comentarios